jueves, 4 de mayo de 2017

La Cumparsita cumple cien años. Sitios e historias de un patrimonio musical de la humanidad

El tango del siglo


Portada de la 
primera partitura.
(Archivo Infantozzi)
Si el tango es un Patrimonio Inmaterial de la Humanidad compartido por uruguayos y argentinos, su emblema cultural fue creado por un estudiante de no más de veinte años: Gerardo Hernán Matos Rodríguez. Al principio fue confundida con una marcha estudiantil dedicada a un grupo de universitarios que se llamaban a sí mismos La Cumparsa, pero La Cumparsita nació tango. No fue concebida entre los adoquines de los suburbios arrabaleros, sino en las mesas de los bares intelectuales donde se reunía la jeunesse dorée, la juventud dorada uruguaya de principios del siglo pasadoEl Himno de los Tangos fue estrenado oficialmente el 19 de abril de 1917 en el antiguo café La Giralda, ubicado donde hoy está el Palacio Salvo, ícono arquitectónico de Montevideo.

Sobre la base del artículo publicado en el fascículo Nº 5 de la serie Inventos Uruguayos (Trocadero Gabinete DDiseño para el diario El País, setiembre de 2011), actualizado en 2017 por los cien años de su estreno en Montevideo.

La Cumparsita es un himno rioplatense que admira el mundoUna obra maestra del tango instrumental concebida en una vieja casona de la Ciudad Vieja, hoy demolida, y estrenada sin mayores pretensiones en el desaparecido Café La Giralda. Gerardo Matos Rodríguez compuso su obra magistral, estando enfermo de tuberculosis. Temeroso de olvidar la melodía, nacida en una noche de fiebre e inspiración, le pidió a su hermana a su hermana Ofelia que sabía interpretar el piano, que al día siguiente observara la posición de sus dedos en un teclado de cartón y que escribiera las notas en un cuaderno. “¡Esto que me hiciste escribir es un tango!”, habría dicho ella indignada cuando el joven compositor silbó la melodía completa. Era una música de bajos fondos, prohibida para una señorita de aquel tiempo.
Fachada de la vieja Giralda donde
se estrenó La Cumparsita.
–A menudo La Cumparsita es asociada con el carnaval y se dice que nació como marcha carnavalera. Esto es un error. La confusión se debe a su nombre, que alude al de la comparsa de la "FEU del ‘17", la Federación de los Estudiantes del Uruguay, muy distinta a la FEUU actual (Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay). Aquel era un club social que convocaba también a los bachilleres. “La Cumparsita nació y vive como tango. Quizás el más famoso de todos los tangos y, sin duda alguna, el más difundido en todo el mundo”, afirma Rosario Infantozzi, sobrina nieta y biógrafa de Matos Rodríguez. 

La Cumparsita, documental de Rosario Infantozzi, codirigido con Pepe Infantozzi (Montevideo, 2015):
https://www.youtube.com/watch?v=zKU-uv0lDLQ

Gerardo Hernán
Matos Rodríguez.
Becho
–Es el memorable apodo de Gerardo Hernán Matos Rodríguez, pianista y compositor montevideano, nacido el 18 de marzo de 1897, hijo de Emilio Matos y Edelmira Rodríguez Estevan. Su padre se había formado en contabilidad cuando vivió en Europa y de regreso trabajó en prestigiosas firmas comerciales de la capital uruguaya. 
La vida familiar cambió cuando le ofrecieron la tarea de tenedor de libros en el famoso cabaret Moulin Rougde la calle Andes del que fue administrador y encargado, se comenta que aquel fue el principio del fin del matrimonio Matos–Rodríguez Estevan.
–En la intimidad Gerardo era Becho, y su hermana Ofelia era Becha, seudónimos que les vinculaban con toda naturalidad y que los acompañaron por siempre.
El “Himno de los tangos” fue estrenado en el café La Giralda, el 19 de abril de 1917, por la orquesta típica del director porteño Roberto Firpo, y su primera grabación fue realizada el mismo año en los estudios de RCA Víctor, con el pianista Alberto Alonso y el bandoneonista Minotto Di Cicco.
–Becho vendió su obra a la editorial Breyer de Buenos Aires, por 50 pesos oro (dicen que se los jugó todos en Maroñas, esa misma tarde) y la cesión de 50 ejemplares en papel.
–Como era menor de edad para realizar aquella transacción, en 1923 fue declarada ilegal, una decisión judicial que le permitió reclamar y recuperar los derechos por gestión de sus amigos Enrique Delfino, Emilio Fresedo, Juan Carlos Bazán, Luis Catalán, José de Grandis, Enrique Carrera Sotelo y otros miembros de la Asociación Argentina de Autores y Compositores de Música.
–En 1931, cuando vivía entre Buenos Aires y París, y mientras era cónsul uruguayo en Alemania, colaboró en la musicalización de la película Luces de Buenos Aires, filmada en la localidad francesa de Joinville-le-Pont, con el papel protagónico de Carlos Gardel. También concibió temas para piezas teatrales estrenadas en la capital argentina: El Gran Circo Rivolta, de Manuel Romero, entre tantas.
Piano de Matos Rodríguez.
(Museo de AGADU)
–Más tarde dirigió fugazmente su propia orquesta típica en Montevideo, donde compuso la música de su tango preferido: Che papusa, oí, con letra del argentino Enrique Cadícamo. Otras obras célebres de Matos Rodríguez: Son gruposYo tuve una noviaCuando bronca el temporalHablamePobre corazónHaceme caso a míCanto por no llorarRosa resecaBotija lindaEl pescadorTe fuiste, ¡ja, ja!Adiós ArgentinaMi provincianaLa milonga azulDale celosRaspailMocositaLa muchacha del circoSan TelmoFue arreglador musical de los letristas Enrique Cadícamo, Victor Soliño, Juan B. A. Reyes, Manuel Romero, y del poeta nativista Fernán Silva Valdés con quien realizó la emotiva serie Canciones Montevideanas, a la que pertenece Margarita punzó.

–La Cumparsita, versión original del maestro Roberto Firpo, acompañado por Alberto Alonso y Minotto di Cicco (1917):
https://www.youtube.com/watch?v=zi9NaRv4Rwk

El Himno de los Tangos en interpretación instrumental de la orquesta de Juan D'Arienzo, para la mayoría la mejor (1961):
https://www.youtube.com/watch?v=LHOgQQ_D3EY

Si supieras
Partitura realizada por 
el sello Ricordi,
histórico propietario 

de la notable obra.
La Cumparsita provocó uno de los mayores conflictos judiciales por autoría de un tema musical entre uruguayos y argentinos. En 1924 los porteños Pascual Contursi y Enrique Pedro Maroni le pusieron letra a un tango de la Guardia Vieja, y lo llamaron Si supieras, que cantó Carlos Gardel. Cuando Matos Rodríguez se enteró, lo consideró una traición y lo prohibió, pero la voz de El Mago por entonces era cada vez más popular y su interpretación del tema cruzó todas las fronteras y adquirió fama en París.
Si Supieras por Carlos Gardel:
https://www.youtube.com/watch?v=uGzcW95Mj30
–Dos años más tarde, Becho escribió su propia letra y la registró en la Biblioteca Argentina para sustituir la versión de los argentinos. Gardel le había ofrecido destruir la placa con la grabación con la primera letra y grabarla de nuevo con la suya pero fue imposible porque estaba impuesta en el mundo.
Matos Rodríguez viajó más de una vez a Europa, residió un tiempo en Buenos Aires, gozó de las mieles del éxito de La Cumparsita y de la bohemia de entonces, como si su vida fuera guiada por la letra de un tango era un mujeriego incorregible.
–En 1941, Enrique Maroni y la viuda de Contursi le entablaron juicio a Becho para poder cobrar derechos por Si supieras, las estrofas que habían escrito sin permiso.
–Matos Rodríguez decía por entonces: "si creen que La Cumparsita es famosa por la letra, ¡que toquen la letra sola!”
–De regreso en Uruguay adquirió una chacra a orillas del río San José donde fundó el Haras Matos Rodríguez cuyos colores señalaban su fanatismo por el Club Nacional de Footballchaquetilla blanca con estrellas azules y mangas y gorra rojas.
También fue propietario de una vivienda ubicada entre las calles Nueva York y Yaguarón. barrio de la Aguada. Allí falleció en el 25 de abril de 1948, sin haber ganado el juicio que según allegados acabó con su vida y que terminó con un laudo arbitral de Francisco Canaro que la hermana de Becho aceptó como su representante.
La finca fue rescatada del olvido por el exfutbolista Luis Garisto que abrió La Casa de Becho, un sitio por años emblema de la cultura popular y la mejor bohemia montevideana, en la actualidad cerrado.
La Cumparsita fue cantada por los más célebres cantores rioplatenses, entre tantos, Julio Sosa en su mejor etapa interpretativa, pero la letra pasó sin pena ni gloria, a tal punto que El Himno de los Tangos es considerado una obra maestra instrumental y la preferida por los bailarines de todo el mundo.
Si supieras por Julio Sosa, con el bandoneonista Leopoldo Federico (1963):
https://www.youtube.com/watch?v=5kcMMoTf4B8

La foto más difundida 
de Matos Rodríguez.
Yo, Matos Rodríguez
“Creo que nunca pude hacer otro tango igual... Más adelante compuse otros tangos y otras músicas, algunos quizás mejores que el primero. Pero éste encierra un mundo de ilusiones y de tristezas, de sueños y de nostalgias que sólo se viven a los veinte años. Fue un momento mágico. Y mágico fue su destino. ¡Cuántos misterios en torno a él, cuántos pleitos! Ríos de tinta y kilómetros de papel se ha utilizado para enaltecerlo o hacerlo pedazos.”
Rosario Infantozzi Durán, sobrina nieta de Becho, en su libro Yo, Matos Rodríguez

Becho sólo compuso tres tangos de la Guardia Vieja: La Cumparsita, Rapail y Nacional For Ever. Sus otras obras fueron creadas en la época del tango canción.

Firpo
Otra imagen clásica del
autor de La Cumparsita.
"Quiso el destino que el director y pianista Roberto Firpo, el 19 de abril de 1917 estuviera tocando con su cuarteto –Agesilao Ferrazzano y Cayetano Puglisi en los violines y Juan Bautista Deambroggio Bachicha en el bandoneón en el Café La Giralda, y a él le llevaron los amigos de Matos la partitura, garabateada, sobre papel pentagramado, por Carlos Warren, con la esperanza de que el autor de El Amanecer la incluyera en su repertorio. Así lo hizo Firpo, no sin agregarle un contracanto de violín que ponía cierta atmósfera melancólica a los compases lucubrados por el autor."
Del blog del investigador argentino Daniel Alberto Chiarenza


–El 3 de mayo de 1914, en una vieja casa, hoy demolida, sede de la Asociación de los Estudiantes de Medicina, ubicada en la calle Ituzaingó 1282, casi Buenos Aires, se reunió Matos Rodríguez por primera vez con sus amigos del grupo La Cumparsa.

Las primeras notas del
"Tango de los tangos"
.
Una cumparsita
–"Becho y sus compañeros estudiantes frecuentaban un negocio conocido como Vaquería del Parque (una lechería, quizá) donde había un mozo italiano del sur y como iban muy seguido a ese lugar, había gente de plata y le daban propina, ese mozo decía 'hay viene la cumparsita' y de allí el título. Técnicamente es una porquería, pero ¡qué lindo es!"
Evocación del investigador Roberto Selles en su ensayo Tango Argentino 

–La Cumparsita tiene varias letras en español, además de 14 en japonés, en ingles, francés, alemán, italiano, portugués. 


Afiche de la película española
realizada en 1961
por Enrique Carreras.
Bachilleres
"A mis estimados amigos y compañeros los Bachilleres: Andrés Suárez, Arturo Carcavallo, Arístides Lupinacci, Alberto Martínez, Alfredo Martínez, Carlos Martínez,  Eduardo Martínez, Augusto Martínez, Carlos Castelar,  Enrique Berget, Asdrúbal Casas, Aníbal Casas, José Lourido, Mario Bordabehere, Miguel Marsiglia, Juan Bianchi, Gerardo Bianchi, Alfredo Berta, Alberto Tusso, Walter Correa Luna, Julio Travella, Alfredo Fabiani, Menotti Crotogini, Raúl Netto, Rogelio Naguil, Alfredo San Román, Roberto Introini,  Domingo López, César Seoane y César Bergallo."
Dedicatoria de Gerardo Matos Rodríguez a sus amigos y compañeros estudiantes de La Cumparsa de la FEU, escrita en la partitura original.

–"Es un verdadero fenómeno, que acaso no necesita muchas palabras para explicarlo, porque emana del corazón de las multitudes que se sintieron tocadas por la sencilla y prístina textura de su melodía."
Juan Carlos Legido en su libro La orilla oriental del tango

Ferrer
Becho firmando
una partitura.
"La Cumparsita ha sido objeto de toda clase de ornatos, producto muchas veces de las ejecuciones 'a la parrilla': contracantos, pasajes contrapunteados y variaciones de la más diversa invención. Algunos de estos aditamentos han sido, por así decir, institucionalizados; tal lo que ocurre por ejemplo con la variación para bandoneones ideada por Luis Moresco alrededor de 1930."
Horacio Ferrer, en El Libro del Tango

"La Cumparsita es el peor de todos los tangos... de los más espantosamente pobres del mundo, pero tiene una magia inexplicable."
Astor Piazzolla, en una visita a Montevideo

Ateniense
–Matos Rodríguez fue integrante de la recordada Troupe Ateniense, un histórico conjunto carnavalero, que recorría teatros y escenarios en lo que ellos denominaban “Cuatro estaciones”, en especial en primavera. Compartió el escenario con grandes nombres del tango y del carnaval uruguayo: Víctor Soliño, Ramón Loro Collazo, y su hermano Juan Antonio, y los hermanos Raúl y Roberto Fontaina.

Nacional For Ever
–Es el título del tango que Gerardo Matos Rodríguez escribió en homenaje a los campeones de la Copa Uruguaya 1917, conseguida en propiedad, era reconocida su admiración y amistad con Andrés Mazzali, Héctor El Mago Scarone, José Leandro Maravilla Negra Andrade, Pedro Perucho Petrone, Héctor Manco Castro, Pedro Vasco Cea, principales figuras del equipo de sus amores, luego campeones olímpicos con la selección uruguaya en París 1924 y Ámsterdam 1928.
“Aquí llega un tricolor…”, era una de sus frases preferidas para presentarse en rueda de amigos. Según consta en actas del Club Nacional de Football en 1925 se postuló como gerente de la institución, cargo que finalmente no consiguió.

Disputa en Sevilla
Becho con su amigo
inseparable: el piano.
–El periodista Antonio Mercader, catalán de nacimiento y uruguayo por opción, era ministro de Educación y Cultura cuando se realizó la Feria Mundial de Sevilla 1992. Como titular de la delegación de su país protestó, oficialmente, cuando Argentina presentó a La Cumparsita como su exclusivo patrimonio musical. 
–Mercader recuerda el episodio con inocultable emoción. “Quedamos helados, cuando vimos que el stand argentino tenía un gran espectáculo en base a nuestra Cumparsita, como el más porteño de los tangos. En ese momento tuve que decidir que hacíamos. No me quedó otra alternativa. Como ministro de Educación y jefe de la delegación uruguaya, protesté indignado ante mis colegas argentinos y ante las autoridades de la Feria. Finalmente, luego de idas y venidas, y alguna que otra calentura, conseguimos una declaración pública de que La Cumparsita es una obra creada por un compositor uruguayo que representa al tango rioplatense y a la cultura de ambas naciones.”

La Cumparsita llegó al cine. En 1947 se estrenó con su nombre una película de Antonio Monplet, protagonizada por Hugo del Carril. También fue el título del film español Canción de arrabal, realizado en 1961 por Enrique Carreras.

La Cumparsita bailada por los argentinos Juan Carlos Copes y Cecilia Narova, en la película Tango de Carlos Saura (1998):
https://www.youtube.com/watch?v=TlGCBuC7RLE

De Cicco, Warren
El cuarteto porteño que interpretó
La Cumparsita por primera vez,
el 19 de abril de 1917.
−"Con La Cumparista tengo una teoría que no le gusta a muchos compatriotas. Gerardo Matos Rodríguez compuso una marcha estudiantil, muy linda, pero que no era un tango, a tal punto que se tocaba en desfiles o en las actuaciones de la Troupe Ateniense, una agrupación del carnaval montevideano del siglo pasado. En algún momento se dio cuenta que podía trascender si sonaba como tango y se la presentó al argentino Roberto Firpo, que tocaba en un bar famoso de su tiempo, La Giralda, demolido cuando se construyó el Palacio Salvo. Al maestro le gustó, pero para transformarla en tango le agregó una tercera parte, porque La Cumparsita tenía solo dos. Le sacó un pedazo a un tango suyo, La Gaucha Manuela, y así se lo dio al bandenonista y compositor Minotto de Cicco y al pianista y director de orquesta Carlos Warren, ambos uruguayos, que le hicieron los arreglos definitivos. Entonces, tenemos que el producto final conocido como La Cumparsita es el resultado de una evolución compartida entre varios compositores. La letra sí, es un atrevimiento de Pascual Contursi y Pascual Maroni, que le metieron esos versos de regular calidad: Si supieras. Hubo juicios cruzados, reclamos de herederos, intereses de la AGADU uruguaya y la SADAIC argentina. Como se fueron muriendo todos, habría que preguntar cómo se reparten los derechos. Los había recuperado la familia de Matos Rodríguez, pero a los cincuenta años pasan a ser patrimonio cultural y, por lo tanto, se liberan."
Antonio Pippo, periodista, escritor, investigador del lenguaje del tango, narrador oral en lunfardo

–La Cumparsita fue declarada Himno Popular y Cultural de Uruguay el 2 de febrero de 1998.

Homenaje del Instituto Nacional de Carnes del Uruguay por los 100 años de La Cumparsita (2016):
https://www.youtube.com/watch?v=ArQzamng0LQ

Si supieras (letra de Pascual Contursi y Enrique Pedro Maroni, 1924)
Si supieras,
que aún dentro de mi alma,
conservo aquel cariño
que tuve para ti...
Quién sabe si supieras
que nunca te he olvidado,
volviendo a tu pasado
te acordarás de mí...
Los amigos ya no vienen
ni siquiera a visitarme,
nadie quiere consolarme
en mi aflicción...
Desde el día que te fuiste
siento angustias en mi pecho,
decí, percanta, ¿qué has hecho
de mi pobre corazón?
Sin embargo,
yo siempre te recuerdo
con el cariño santo
que tuve para ti.
Y estás en todas partes,
pedazo de mi vida,
y aquellos ojos que fueron mi alegría
los busco por todas partes
y no los puedo hallar.
Al cotorro abandonado
ya ni el sol de la mañana
asoma por la ventana
como cuando estabas vos,
y aquel perrito compañero,
que por tu ausencia no comía,
al verme solo el otro día
también me dejó.

–En 1932 fue estrenado el sainete musical La Cumparsita, de Ivo Pelay, con permiso de Becho, quien nunca aceptó figurar como director de orquestas o conjuntos musicales.

La Cumparsita (letra de Gerardo Matos Rodríguez, 1926)
La Cumparsa
de miserias sin fin
desfila,
en torno de aquel ser
enfermo,
que pronto ha de morir
de pena.
Por eso es que en su lecho
solloza acongojado,
recordando el pasado
que lo hace padecer.
Abandonó a su viejita.
Que quedó desamparada.
Y loco de pasión,
ciego de amor,
corrió
tras de su amada,
que era linda, era hechicera,
de lujuria era una flor,
que burló su querer
hasta que se cansó
y por otro lo dejó.
Largo tiempo
después, cayó al hogar
materno.
Para poder curar
su enfermo
y herido corazón.
Y supo
que su viejita santa,
la que él había dejado,
el invierno pasado
de frío se murió
Hoy ya solo abandonado,
a lo triste de su suerte,
ansioso espera la muerte,
que bien pronto ha de llegar.
Y entre la triste frialdad
que lenta invade el corazón
sintió la cruda sensación
de su maldad.
Entre sombras
se le oye respirar
sufriente,
al que antes de morir
sonríe,
porque una dulce paz le llega.
Sintió que desde el cielo
la madrecita buena
mitigando sus penas
sus culpas perdonó.

viernes, 30 de diciembre de 2016

Petrona Viera (1895–1960) la primera pintora uruguaya

El silencio es plano

Petrona en su taller de la antigua
Casa de los Viera, en la avenida 8
de Octubre, barrio La Blanqueada.
(Mundo Uruguayo, Noviembre 1933)
Planismo es el carácter que adquirió la pintura uruguaya entre las décadas de 1920 y 1940 siguiendo a los post–impresionistas Paul Gauguin y Henri Matisse. La mayoría de los artistas locales de aquella época pasaron por una experiencia planista, entre ellos: José Cúneo, Carmelo de Arzadun, Humberto Causa, César Pesce Castro, Alfredo de Simone, Domingo Bazzurro, Guillermo Laborde, Melchor Méndez Magariños, Andrés Etchebarne Bidart. Sus temas principales fueron paisajes, pero la única mujer del grupo se atrevió a crear escenas originales, repletas de diversidad: juegos infantiles, retratos familiares, trabajos domésticos, escenas de campo y playa, desnudos, en óleos que se destacan por el color, la luz y el movimiento de los cuerpos. Ella fue una innovadora entre innovadores: la genial Petrona Viera.

Sobre la base de la serie Biografías Uruguayas (Trocadero Gabinete DDiseño para el diario El País, Montevideo, Octubre 2011)

Historiadores del arte y críticos están de acuerdo en distinguirla como la primera uruguaya que merece ser considerada una profesional de las artes plásticas, por su formación, su trabajo, la  calidad y originalidad de su obra, porque introdujo las temáticas de niños jugando y escenas de la vida doméstica femenina cuando ambas no eran de interés, y porque ello fue su sustento diario.
Recreo, óleo sobre tela,
86 x 90 cm, c. 1924.
(Museo Nacional de Artes
Visuales, Montevideo)
–Nacida en Montevideo, el 24 de marzo de 1895, Petrona fue la primera de los once hijos del abogado salteño Feliciano Viera y su esposa Carmen Garino.
Viera fue el 22º Presidente constitucional uruguayo, entre 1915 y 1919, un conservador radical, opuesto a las reformas "avancistas" impulsadas por su correligionario colorado, enemigo ideológico y antecesor: José Batlle y Ordóñez.  
Lala, tal su seudónimo familiar, a los dos años sufrió una meningitis que la dejó sorda.  No fue a la escuela, tampoco tuvo amigos en el barrio.
Fue educada puertas adentro en la antigua Casa de los Viera, de la avenida 8 de Octubre a pocos metros de Larrañaga, barrio La Blanqueada, por Madeleine Larnaudie, una docente francesa especializada en lengua de señas, la primera que descubrió su principal medio de comunicación: el dibujo y la pintura.
Pese a que  siempre estuvo decidida a emprender su vocación, nunca participó en los cursos del Círculo Fomento de Bellas Artes, usuales entre los pintores de su tiempo. Tampoco tuvo acceso a becas para formarse en el exterior, pese a ser la hija de un influyente primer mandatario.
Es muy probable que aquella ausencia se debiera a su discapacidad, pero también a que el  mundo de las artes era masculino, implacable con las ilusiones de una jovencita que luchó más que sus colegas para ganarse un espacio relevante.
Desnudo, óleo sobre cartón,
49 x 39 cm, c. 1930.

Su primer maestro fue el catalán Vicente Puig (1882–1965), quien supo captar la más íntima sensibilidad de sus profundos silencios.
En 1922, cuando Puig emigró a Buenos Aires, ingresó al taller de Guillermo Laborde (18861940). que la introdujo en los valores estético e intelectuales del Planismo, quizá, el más uruguayo de todos los movimientos plásticos concebidos por artistas uruguayos.
En aquella etapa de descubrimiento y formación pintaba niños en la casaquinta, hermanos, primos, sentados al aire libre, jugando, charlando o estudiando, mujeres cosiendo, tejiendo, temas que no eran habituales entre los planistas en general interesados en el paisaje.
En 1926 presentó su primera exposición individual, en la Galería Maveroff, luego estuvo en salones femeninos y pequeñas muestras colectivas del Círculo de Bellas Artes, pero su creatividad trascendió aquel ámbito a través de muestras individuales y colectivas en Buenos Aires y París.
Al año siguiente falleció el "Presidente Viera", así se le llamaba al por entonces ex–mandatario, a los 55 años, un drama íntimo para ella que pronto devino en crisis económica familiar.
Carmen la viuda, y sus hijos, debieron vender la elegante residencia donde hoy se encuentra la Escuela de Sanidad de la Fuerzas Armadas (8 de Octubre 3050, predio del Hospital Militar) y se mudaron a una vivienda más pequeña donada por amigos del Partido Colorado (8 de Octubre 2850, entre Joaquín Secco Illa y Jaime Cibils), que en la actualidad alberga la Escuela Especial Nº 210, por supuesto denominada Petrona Viera.
Autorretrato, óleo en cartón, 1925.
(Museo Blanes, Montevideo)
En su período planista la crítica caracterizaba sus pinceladas por un "intenso color sin modular, luminosidad y cromatismo", mientras trabajaba como ilustradora y grabadora, una técnica que aprendió en la Universidad del Trabajo del Uruguay.
La diversidad de sus temas está organizada en series: retratos familiares, juegos infantiles, paisajes y una serie de desnudos, óleos en su mayoría, que escandalizaron a una sociedad desacostumbrada a tanta audacia, menos aún expuesta por una mujer.
Laborde murió en 1940 y tres años después Petrona comenzó a tomar distancia del Planismo. Los cambios en su estilo fueron acompañados por el docente Guillermo Rodríguez, que la impulsó a utilizar nuevas técnicas y soportes: cerámicas, grabados sobre madera y metal.
En el último tramo de su vida se dedicó a pintar acuarelas: animales, flores, árboles. Así fue hasta su muerte, el 4 de octubre de 1960.

La pintura moderna es plana.”
Eduardo Dieste (1881–1954), pintor, crítico y escritor gallego radicado en Uruguay, creador del término Planismo.
 
La payanita, óleo sobre tela,
121 x 110 cm, c. 1930,
considerado el mayor ejemplo
de Planismo en Petrona Viera.
(Museo Olarreaga Gallino, Salto)
Laborde
"Petrona Viera recurre a una aplicación plana de los colores, logrando la profundidad en el cuadro, especialmente cuando se trata de paisajes, con la superposición de superficies de diferentes colores con muy pocas gradaciones tonales para componer unas obras en las que destaca un toque poético que es imposible de no ver a la luz de su sordera, lo mismo que su preferencia por los temas desarrollados en interiores."
–"De ella se dice que salía muy poco de casa y que tenía muy pocos amigos, de ahí que la muerte de su maestro, Guillermo Laborde, fuera un golpe muy fuerte para ella después de dos décadas de relación artística."
Comentario del blog La vida no imita al arte (http://lavidanoimitaalarte.blogspot.com.uy)

"Para el pintor planista tan primordial es la figura como el fondo, el centro como el ángulo más alejado del centro de la tela."
José Pedro Argul, crítico de arte.


Planismo
La Costura, c. 1923.
(MNAV)
–Fue el primer movimiento artístico uruguayo, caracterizado por las imágenes bidimensionales ubicadas en planos superpuesto, una paleta luminosa dominada más por matices que por colores primarios, recursos que en conjunto generan la sensación de que las imágenes pintadas se encuentran en un mismo plano.
Los planistas se planteaban un objetivo formal, la destrucción de la tridimensionalidad, para ello recurrían al "tratamiento plano de los colores"  y la "perspectiva soslayada".
Entre las décadas de 1920 y 1940 los pintores José Cúneo Perinetti, Carmelo de Arzadun (18881968), Alfredo De Simone (1896–1950), Guillermo Laborde, Humberto Causa (18901925), Domingo Bazzurro (1896–1962), César Pesce (1890–1977), los más recordados, y la genial Petrona Viera, realizaron las principales obras planistas conservadas en el Museo Nacional de Artes Visuales de Montevideo, Museo Blanes, Museo Olarreaga Gallino de Salto, otras instituciones uruguayas y extranjeras y colecciones privadas.
Petrona adhirió al Planismo por influencia de Laborde, pero su temática fue distinta a la que proponía el docente. Ella pintó escenas cotidianas en la emblemática Casa de los Viera, territorio fundamental para su primera inspiración.
Las bañistas.
(MNAV)
La muerte de su padre, y la mudanza obligada de la casaquinta donde hoy se ubica el Hospital Militar, fue un episodio traumático para la familia que cambió su vida.

Por más de dos décadas, hasta avanzada la de 1950, recorrió Montevideo con su hermana Lucha, en busca de nuevos escenarios de inspiración: paisajes fuera de su entorno cercano.
Iban juntas en tranvía al Prado, al Rosedal, a la Barra de Santa Lucía. También viajaba a la casa familiar de Costa Azul, Rocha y a la de amigos en Maldonado.

El inicio del Planismo como movimiento estético uruguayo puede situarse en 1918, en una memorable exposición de José Cúneo en Montevideo, cuando presentó obras cercanas a los posimpresionistas Paul Gauguin y Henri Matisse.

Mujer que pinta

"La obra de Petrona toma como inspiración al entorno cotidiano, haciendo especial hincapié en el relacionamiento de los niños entre sí (sus charlas, sus juegos,sus complicidades)."
Joven morena, 1921.
(MNAV)
–"Se abstrae del realismo al que se abocaba el arte contemporáneo de su época; transmitiendo una forma particular (que rozaba la esencia primaria del Impresionismo) de ver al hombre y su quehacer cotidiano."
–"A través de sus formas primarias,sin detalles minuciosos de las figuras (como ser los rasgos de un rostro o los dedos de una mano) buscaba que la figura fuera una forma de color y que quedara delimitada y definida por su contexto y su vehemencia pictórica (más allá de su coherencia empírica); sin necesidad de describirlas con precisión."
–"Sus obras tienen los rasgos típicos de esa corriente planista que floreció en Uruguay a comienzos del siglo XX donde las formas son claras, los contornos delimitados, las estructuras planas y la paleta cálida, con colores puros."
–"Manejaba una paleta que jugaba en forma dinámica y nada caprichosa con primarios y secundarios. Puede decirse que su arte es muy personal y, por ende, subjetivo, dado que nos sumerge en un mundo tan cotidiano como mágico e intimista."
–"Sus pinturas eran una forma distinta de hablar, con un lenguaje propio y personal una forma de expresar lo que no podía decir con su voz."
Raquel Pereda, docente y crítica de Arte, en El Uruguay de la modernización: el planismo y la obra de Petrona Viera, Edición Galería Latina, Montevideo, 1987.

En Petrona Viera sobresalen cinco grandes temas: niños (charlando, estudiando, jugando), mujeres (retratos, desnudos, bañistas), vida familiar (tareas domésticas: coser, tejer, bordar), paisajes (campestres, marítimos), naturaleza muerta. 

Desnudo, 1930.
+De ella se dijo
Petrona por Argul
"Entre los discípulos favoritos de Laborde, señálase la pintora Petrona Viera con atributos bien definidos, tanto en la captación de la luz como en la pintura de planos. En ambos es extremista. Recreo, tela con varios niños en un parque, ejemplariza una fuerte expresión lumínica exaltada que parece venirle desde dentro de la tela; la serie de sus pequeños “Paisajes de Atlántida”, donde hay notas de gran ternura, son a veces tres o cuatro bandas de color yuxtapuestas o degradadas sutilmente, notas expresadas en una enorme economía."
José Pedro Argul, en Proceso de las artes plásticas del Uruguay. Desde la época indígena al momento contemporáneo, Barreiro y Ramos Editores, Montevideo, 1975.  

–El Planismo se fundamenta en planos de color, cuyos bordes interactúan, carece de volumen, su dibujo es austero en detalles con tendencia a cierta geometrización.

Mi hermanita estudiando, óleo
sobre lienzo, 114 x 105 cm, S/F.
(MNAV)
La función social
–"Pero lo que importa ahora es inquirir sobre la proyección social de esta pintura de Petrona Viera. Tanto vale el pensamiento cuanto nos moviliza a la acción. Nunca ha existido ni existirá un arte indiferente,  que  tenga  la  finalidad  en  si  misma,  sino  que  ha  tenido  como  objetivos  primarios, dignificar y sublimizar la dignidad humana."
–"El artista es siempre el gran descubridor y el gran dispensador. Conquista y prodiga, para bienexclusivo de los otros hombres, presentes o lejanos. En esta hora confusa en que lo político oscurece y altera todo el orden universal, aún somos másexigentes, en los fines sociales del arte."
–"En este tiempo de las injusticias incalificables, reclamamos, con más urgencia, de cada artista elcumplimiento de su función de hombre; que baje a la calle, que se entrevere con las multitudes encruz, que nos entregue herramientas para derrocar este mundo basado en la iniquidad  o nos coloque en los brazos banderas de luz, para ser alzada frente a los distantes horizontes como un llamado alcorazón de tantos pueblos oprimidos, encanallados por los dictadores."
–"La segunda entrega –la más preciosa de Petrona Viera– es el amor a la infancia. Los niños de esta pintora, ríen y cantan. Son los niños no vencidos por la maldad de una sociedad bestial. La infancia es desconocida, perseguida, adulterada."
Puerto de Punta del Este, óleo sobre tela, 1954.
(Colección privada)
–Pensemos en esta hora cruel, en los niños muertos por los aviones enfurecidos en las tierras de Europa y de China; pensemos en los niños uruguayos –los del campo y la ciudad- con su rama tremendo de sangre, de pecho y de frente, es decir: sin padres, si amor y sin cultura!"
–"Esos niños son nuestra vergüenza; y lo que mejor define nuestra pobreza democrática y la podredumbre de un régimen social, sostenido por el oro y la fuerza de minorías cruelmente egoístas. Pregunto, entonces: ¿Por qué esta pintora no fue a buscar niños, al tugurio, a los conventillos afrentosos de nuestra ciudad, a los ranchos de lata de las barriadas humildes y los pintó, con sus rostros de hambre, con sus trajes destrozados, con sus manos crispadas reclamando banderas?"
–"Cualquier espectador que recorra esta exposición, cuando se enfrente a esos dibujos u óleos que recogen felicidad de niños, entregados a los juegos, en campo abierto y bajo limpios cielos, pensará en la infancia perdida; pero comprenderá, después de un largo rato de contemplación, que la infancia nunca  se  ha  perdido  irremisiblemente;  que  el  niño  está  en  el  fondo  de  nuestro  ser  y  que comprendemos que se ha despertado y vive en nosotros, en aquel precioso momento en que nos conmovimos con el vuelo de una nube, con la gracia del árbol, y, cuando frente a tantas injusticias imperantes, tratamos de actualizar nuestros sueños, en la felicidad de otros niños, sin techo, sin pan y sin juguetes, que nos llaman desde los suburbios de nuestra ciudad despreocupada y cruel."
El cuentito, óleo sobre tela,
60 x 60 cm, 1928.
(MNAV)
 –"Si pintara así, podría caer en lo política disminuyendo o en el documento vital, que vale para la historia o la sociología, pero no para el arte. Como verdadera mujer pinta a la infancia, no como es para muchos, sino como debiera ser para todos: feliz, despreocupada y alegre. Y logra mejor que de la otra forma brutal y dramática, sus objetivos primarios."
–"Cuando vemos, además, que Europa se entrega irremisiblemente a la faena fatal de una guerra de la cual nosotros no nos salvaremos, pienso, también, en el extraño presentimiento maternal de Petrona Viera. Esos dibujos suyos habría que sacarlos a la calle. Y a su amparo, como bajo la mejor de las banderas,  todas  las  madres  podrían  unirse,  para  alzar  su  grito  entrañable  contra  esos  cañones preparados por unos pocos dictadores que arrastraron con la flor de la humanidad: con los niños que están vivos y son la esperanza, y con los niños que están en el fondo de cada uno de nosotros, y es la alegría, la paz y el bien. ¡Y el deseo de vivir!"
Fragmento de un estudio del crítico Ernesto Pinto, publicado en la revista AIAPE (Agrupación de Intelectuales, Artistas, Periodistas y Escritores), Montevideo, Agosto–Setiembre 1939.

Clara Silva, acuarela
sobre papel, 91 x 68 cm.
Entre la vida y los sueños
"En el Círculo de Bellas Artes, Petrona Viera expone sus últimas obras. De nuevo podemos admirar su talento, la finura de su espíritu, la sutileza de su refinado espíritu. Dibujo y  color, vida y emoción. Una gran sinceridad, una gran compresión, una gran nobleza en todo, y una luz que nos deslumbra. Y además una encantadora poesía. De nuevo valoramos el arte de Petrona Viera, la ausentación que hace de la naturaleza esta mujer singularmente original, que vive en el Arte, que se renueva y se transforma, que va aclarando su paleta y simplificándose en el dibujo. En todo, poesía, en todo, canto armonioso entre el color y la línea, entre la vida y los sueños… Claridad de una luz que viene de los más hondo de su alma…"
Nuestros Artistas, artículo de la revista Mundo Uruguayo, Año XV, Nº 776, Montevideo, Noviembre 1933.

Petrona Viera, c. 1920.
Modesta sin afectación
"(Petrona Viera) ...es una joven artista de temperamento excepcional, esta mujer, es entre el número ya crecido uno de los valores más altos. Trabajadora, educada en una disciplina de labor ordenada, que se impuso siempre con gran voluntad, ella ha ido superándose día a día, y ha conseguido siempre en los salones nacionales, destacarse por el conjunto de sus grandes condiciones, por la luminosidad de sus telas, por la simplicidad de su técnica, y ha triunfado además por su modestia. Es modesta sin afectación. Es una artista que debemos alentar porque en ella hay reunidas todas las mejores condiciones, para que dentro de poco nos dé, el bello espectáculo de un gran triunfo."
El Terruño, revista, Montevideo, 1928.

La pintura planista no incursiona en el claroscuro, el color es utilizado generalmente puro.

+Ella djo...
La soledad 
"He logrado crear, dentro de mí misma, un espacio aislado de los demás, en el que puedo cultivar mis propias opiniones, sentir independientemente y pensar independientemente. ¡La soledad me encanta!"
"Si no hubiera quienes se oponen a renunciar a su punto de vista personal, y se adaptaran en cambio blandamente a lo que piensan y hacen millones y millones de hombres, el mundo no tendría sentido, y el arte, las máquinas, la ciencia, no tendrían objeto."

El Viejo Jardinero, óleo sobre 
tela, 61 x 61 cm, 1920.
(Colección privada)
La rebeldía 
"Se encuentra entre mis predilecciones estéticas todo aquello que muestre a la
naturaleza en rebeldía, como ser la lluvia, el viento, la niebla. Cuando esto veo, no puedo resistir a la tentación de salir a pintar, ya sea a las playas, a los jardines, a los bosques."
"No hay nada que me detenga, porque acostumbro a trabajar tomando mis modelos  del  natural. No  quiero  imaginar,  sino  ver,  captar  con  la  vista  la  mayor  extensión, y suplir con ella a los sentidos que no me responden."

Los ojos 
"El artista no debe limitar, encerrar la satisfacción de ver en un círculo pequeño. Apenas  levante  los  párpados,  sus  ojos  han  de  tener  un  objetivo,  estar  despiertos, terriblemente despiertos, amargamente despiertos, si es necesario. Ante los ojos del que tiene capacidad de crear, todo ha de quedar desnudo; o vestido, según su ilusión." 
"En las escuelas, que visito frecuentemente. Allí, durante los recreos, me mezclo a niños de todas las edades, tomo apuntes, observo, escojo los más interesantes y los invito a mi estudio, que siempre es una verdadera romería de mocosuelos."

La política 
También me interesa. La política es una forma de actividad que  obliga a una tensión permanente del juicio, de las ideas y del espíritu de lucha." 
"Si no fuera pintora, tal vez sería política. No puede cumplir uno en la vida con más de una profesión seria. Y la de político no lo es tanto como la de pintor. De tal madera, mi  interés  se  reduce  a  obligarme  a  estar  al  día  en  todos  los  asuntos  internacionales  de  mi  país  y  a  llenar  conscientemente  mis  deberes ciudadanos concurriendo a las urnas siempre que es necesario."

Feliciano Viera con la
banda presidencial, la
tarde de su asunción, 1915.
Don Feliciano
"No hay que olvidar que mi padre fue unos de los hombres más combativos  y  también  de  los  más  combatidos  de  su  tiempo.  Esto  de  discutir,  de  polemizar, de proponer las ideas contra las ideas ha sido siempre para mí, más que un  espectáculo corriente, familiar." 

Los clásicos 
Soy una apasionada de los pìntores universales. El Greco, con quien nace la pintura moderna y  que es a la vez el último representante de las graciosas modalidades pictóricas que  caracterizaron el siglo XVIII y el primer realista del siglo XIX; a Renoir, el pintor  de la simplicidad, cuyo arte parecía tener como misión representar el optimismo, la gracia, el triunfo de la vida; a Tiziano, a El Veronés, a Rubens, a Fragonard, a todos  aquellos que contribuyen, en fin a hacer el mundo un paraíso durable."

Titánica 
"El artista es  tiene algo de Titán; pero de un Titán que, sintiéndose  celoso del creador, hace, a ratos perdidos, su propia creación. El artista es el niño que desmonta sus juguetes para hacer otros con los mismos pedazos."
Pasajes de una entrevista de Clara Sobremonte, publicada en la revista Atlántida Ilustración Argentina, Setiembre 1940.

Para leer +
Petrona Viera, biografía y acervo, Museo Nacional de Artes Visuales, Montevideo:
http://mnav.gub.uy/cms.php?a=491
El Planismo y Petrona Viera, Raquel Pereda, Edición Galería Latina, Montevideo, 1987: https://www.onsc.gub.uy/onsc1/images/stories/Publicaciones/RevistaONSC
Petrona Viera, la primera artista profesional uruguaya, Juan Andrés Nopitsch, monografía de grado, Licenciatura de Diseño, Universidad ORT, Montevideo, 2011:
https://www.scribd.com/doc/2975544/Monografia-Petrona-Viera
Luis Eduardo Pombo, retrato, 
93 x 127 cm, 1930.
(MNAV)
Petrona Viera, pintora sorda uruguaya, biografía, Alejandro Oviedo, Berlín, 2007:
http://www.cultura-sorda.org/petrona-viera/
Mujeres uruguayas, el lado femenino de nuestra historia, Mónica Bottero, Ediciones Santillana, Montevideo, 1997:
Autores del Uruguay, selección de artículos, reproducciones y del archivo de prensa:
http://www.autoresdeluruguay.uy/biblioteca/petrona_viera/agradecimientos_cm.htm